Un poco antes de lo esperado, Google ha lanzado la primera beta de Android Q, la próxima versión de su sistema operativo para móviles, tablets y demás dispositivos.

Los usuarios de un teléfono Pixel, independientemente de que sea de la generación 1, 2 o 3, pueden solicitar la instalación de dicha beta vía OTA.

De lo que hemos podido ver en esta primera beta, los de Mountain View siguen esforzándose mucho en mejorar la privacidad y seguridad del sistema, con un nuevo sistema de encriptación para los archivos, el solicitar permiso antes de que las aplicaciones tengan acceso a recursos sensibles, cortar el acceso a la cámara y el micro cuando está en segundo plano, copias de seguridad encriptadas o el Google Play Protect, que escanea la tienda en búsqueda de aplicaciones maliciosas.

También tendremos más control sobre cuando las aplicaciones usan nuestra ubicación. Como sucede en iOS, podemos bloquear dicha solicitud o bien permitirle dicho acceso, ya sea todo el tiempo o solo cuando la aplicación se esté ejecutando.

Además, el sistema ofrecerá más transparencia y control sobre el uso que hacen las aplicaciones de nuestros datos personales, como las fotos, vídeos o archivos descargados.

También se limita el acceso a indentificadores no-reseteables de los terminales, como el IMEI o el número de serie, entre otros.

Como no, otro de los puntos fuertes de la nueva versión será el soporte completo para los móviles con pantallas plegables, como el Huawei Mate X o el Samsung Galaxy Fold.

Un añadido bastante útil es el de los atajos a la hora de compartir contenido desde las aplicaciones, de forma que los desarrolladores podrán añadir accesos directos a las acciones más habituales que realizamos a la hora de compartir algo.

En este sentido, los desarrolladores también podrán añadir un menú contextual con acceso directo a determinadas funcionalidades del sistema, como el WiFi, Bluetooth, el uso de datos móviles, el modo avión o el volumen del sistema, por ejemplo. Así no tenemos que abandonar una aplicación para realizar ciertos ajustes.

También se han realizado mejoras en la cámara, sobre todo en la forma que gestiona el efecto bokeh, se ha añadido soporte para nuevos codes de audio y vídeo, como el AV1, Opus o HDR10+, o se ha actualizado el driver OpenGL con soporte para ANGLE en Vulkan, de lo que se beneficiarán los juegos y aplicaciones que tiren mucho de los recursos gráficos del sistema.

Además, podríamos destacar el modo escritorio nativo o la nueva aplicación de archivos que cuenta con un buscador incorporado, entre otras cosas.

Esta es la primera beta, por lo que solo está recomendado su uso a desarrolladores o gente que sepa realmente lo que está haciendo, ya que, como toda beta, tendrá sus bugs que podría impedir el uso de ciertas funcionalidades correctamente. La versión final se lanzaría a finales de año.

Comentarios: