Después de un breve retraso de unos días, finalmente Tesla celebró el evento especial que había anunciado la semana pasada, y lo hizo con un anuncio muy importante como eje central del mismo.

A partir de ahora, todos los coches que saquen a la venta serán autónomos, de Nivel 5, concretamente. Y lo serán gracias, además de su radar frontal, a la inclusión de ocho cámaras de visión esférica y doce sensores ultrasónicos.

El Nivel 5 es el máximo dentro de la escala para considerar a un coche autónomo. Los nuevos vehículos de Tesla lo serían incluso en condiciones extremas donde sin este nivel se requeriría la intervención de una persona al volante para salir del paso. Ahora solo tendríamos que darle una dirección y el sistema se encargaría de llevarnos a nuestro destino, bajo cualquier circunstancia.

El software de estos nuevos vehículos de “hardware 2” estaría listo para diciembre de este mismo año, aunque cada dos o 3 meses recibiría actualizaciones con mejoras.

Elon Musk, presidente de la compañía, espera poder realizar un viaje cruzando Estados Unidos desde San Francisco a Nueva York, sin que haga falta la mano del hombre ni tan si quiera para cargar las baterías del coche, para finales de 2017.

Con este movimiento Tesla se plantará en 2018 con los primeros coches completamente autónomos. Los nuevos Model S y Model X que ya están en producción cuentan con este nuevo hardware. Lógicamente, el Model 3, cuyas primeras entregas se esperan a mediados de 2018, también contarán con él.

Aquí un vídeo donde podemos ver el sistema de piloto automático funcionando tanto conduciendo por carretera con tráfico normal como buscando aparcamiento y estacionando por si solo ya sin la persona en su interior, que antes tenía que estar ahí por razones legales:

Vía blog oficial.