En diciembre de 1982 Atari lanzaba al mercado el juego E.T. the Extra-Terrestrial para la Atari 2600, basado en la popular película del mismo nombre, dirigida por Steven Spielberg y estrenada ese mismo año.

Crearon millones de copias, esperando hacerse de oro. Pero aquí empezó la leyenda de que los juegos basados en películas rara vez son buenos. El título está considerado como uno de los peores de la historia teniendo en cuenta sus pretensiones, suponiendo un completo desastre para Atari, que supo que hacer con tantas copias sin vender.

Siempre se ha dicho que la compañía decidió enterrarlas en el desierto de Nuevo México, en el vertedero de Alamogordo. Que Atari uso el vertedero nunca se puso en duda, lo ha confirmado la compañía en numerosas ocasiones, pero siempre han apuntado a que allí se enterraron productos estropeados y poco más, de cara a la transición a la Atari 5200.

Pero lo cierto es que la sospecha de que allí habían ido a parar los más de 3 millones de copias que no habían vendido del juego siempre ha estado ahí, como una de las leyendas urbanas clásicas del mundo de los videojuegos.

En diciembre Microsoft anunció su intención de realizar una serie de documentales bajo el sello Xbox Entertainment Studios, y cuyo primer objetivo tenía investigar el misterio de esos cartuchos de Atari. Hace unos meses recibió luz verde de las autoridades competentes para iniciar las excavaciones en el vertedero de Alamogordo, en Nuevo México, para ver que había de cierto en todo aquello.

Después de unas horas de trabajo, hace un rato han encontrado el tesoro:

BmK4ITJIAAAIuOz.jpg-large

BmK3R87CIAAr_G_.jpg-large

Atari Dig_Evidence

Increíble.

Comentarios: