Hoy en día es difícil encontrar una casa sin algún dispositivo conectado a la TV desde el que poder disfrutar de casi cualquier tipo de contenido multimedia, incluso aunque no sea su principal finalidad.

Tenemos desde hace años consolas con la potencia y el software necesario para reproducir vídeos en alta definición, tablets, teléfonos, dongles como el Chromecast de Google o discos duros “multimedia” de marcas como Western Digital, entre otros.

Pero hay unos pequeños dispositivos, los set-top box, que cada vez se están haciendo más populares, por dos motivos principalmente. Por un lado, su versatilidad, ya que los podemos usar para infinidad de cosas, con el incentivo de ser actualizables y poder instalarles aplicaciones de todo tipo, y por otro, por su atractivo precio.

Es el caso del Xiaomi Mi Box, que nos permite reproducir contenido 4K por menos de 85€, que se dice pronto.

En su interior encontramos una CPU Cortex A53 de cuatro núcleos a 2.0GHz, una GPU Mali-450 y 2GB de memoria RAM DDR3. En cuanto a la memoria interna cuenta con 8GB, lo justo para el sistema operativo (Android 6.0 de serie) y las aplicaciones, ya que lo normal es que el contenido que vayamos a reproducir lo conectemos vía USB, red local o streaming desde internet.

De serie es compatible con los formatos H.264, H.265, VP9 Profile-2 4K o audio DTS, entre otros.

Su chip WiFi 802.11 a/b/g/n/ac es compatible con 5G, cuenta con bluetooth, puerto USB 2.0 y HDMI 2.0. Lógicamente, incluye un control remoto para movernos por los menús cómodamente.

Su precio estos días es de 82.33€ con envío gratuito en Gearbest con el cupón: GBMIBOX.