Xbox Series X

Microsoft sigue adelantando detalles sobre Xbox Series X, su consola de nueva generación. En esta ocasión se ha querido centrar en la retrocompatibilidad con los sistemas anteriores.

Desde su anuncio sabíamos que Xbox Series X sería retrocompatible, continuando la línea marcada por los de Redmond con Xbox One cuando en el E3 de 2015 anunciaron el sistema de retrocompatibilidad con Xbox 360, que posteriormente ampliaron a algunos títulos de la Xbox original.

Más FPS, mejor resolución, menos tiempos de carga

Ahora con Xbox Series X quieren ir más allá, y con la retrocompatibilidad en mente desde el inicio del desarrollo de la consola, los juegos correrán nativamente en ella, sin emuladores de por medio, beneficiándose de su hardware, tanto a nivel de CPU, como de GPU y SSD.

Xbox Series X - Mando

Esto hará que los juegos funcionen mejor que en su consola original sin necesidad de remasterizaciones de por medio, corriendo a más frames por segundo, a mejor resolución y con tiempos de carga mucho menores.

Soporte para HDR de forma automática

Además, han desarrollado una tecnología que permite añadir automáticamente a los juegos soporte para HDR sin que por ello el rendimiento del juego se resienta de alguna manera, incluso a juegos de la Xbox original desarrollados hace 20 años, cuando ni tan siquiera existía el HDR.

Los juegos retrocompatibles también se beneficiarán de una de las nuevas características de Xbox One S, Quick Resume, que nos permite volver al punto exacto donde dejamos un juego, incluso aunque se apague la consola o pasemos a otro juego, independientemente de los puntos de guardado.

Los juegos se benefician de todas estas características a nivel de plataforma, no requiriendo trabajo adicional para los desarrolladores.

Vía Xbox News Wire.

Comentarios: