Vuelven los rumores sobre una revisión del Xbox Elite Wireless Controller por parte de Microsoft, con imágenes que dejan ver algunos de los cambios con respecto al original.

Recordemos que el Xbox Elite Wireless Controller original se anunció en el E3 de 2015 y se puso a la venta en noviembre de ese mismo año por 150€.

Bloqueo de gatillos con tres niveles, conectividad bluetooth con PC…

El mando tiene conectividad inalámbrica con Xbox One vía Bluetooth, pero para usarlo en PC hay que tirar de conexión USB, algo que quedaría solucionado con esta nueva versión que estaría en desarrollo bajo el nombre en clave “Spider“.

Otra de las novedades sería el bloqueo del gatillo en tres niveles. En el actual es de dos niveles, permitiendo en uno el recorrido completo de estos y en el otro dejándolo en simples clicks. Parece ser que se añadiría uno intermedio para dar más opciones a los jugadores.

Un largo recorrido es útil en, por ejemplo, juegos de conducción, donde el nivel de presión para acelerar y frenar es clave. Por su parte, un corto recorrido viene bien en shooters, donde cuanto antes reciba el mando nuestro input de disparar o recargar, mejor.

Control de la tensión de los joysticks y más

Otro rumor apunta a que en esta revisión podríamos controlar la tensión de los joysticks, según una de las imágenes filtradas, algo que tendría todo el sentido del mundo teniendo en cuenta que Microsoft patentó un sistema para ello a finales del año pasado.

El actual incluye dos perfiles de configuración diferentes, pudiendo cambiar de uno a otro instantáneamente. Esta revisión nos permitiría tener hasta 3, además de conectividad USB Type-C, un desplazamiento más largo para las paletas traseras adicionales y unos grips de goma revisados que mejorarían el agarre.

También se apunta a que tendría batería interna, que podríamos cargar a través de USB Type-C o bien desde una especie de dock con conexión magnética y sistema de carga rápida.

Podría tener un pequeño LED en el frontal que nos indicaría el nivel de carga de la batería cuando estuviese conectado vía USB, en el dock o usándose en un PC, donde es más engorroso ver el estado de esta que en Xbox One, aunque bien podría tener algún uso secundario.

Toda esta información viene de fuentes de dentro de la cadena de fabricación del pad, por lo que presumiblemente lo podríamos ver en las tiendas antes de que termine el año.

Vía Windows Central.