Twitter BAN

A última hora de la tarde de ayer nos dimos de bruces con una situación tan inesperada como increíble y frustrante: Twitter había suspendido la cuenta oficial de Dekazeta (@dekazeta).

Twitter - Cuenta suspendida

Al ver ese mensaje me extrañé, porque no me había pasado nunca ni con la cuenta de la web ni con la mía personal (@dekuwa), así que, además de utilizar el formulario de contacto que tienen para estos casos, le pedí a la cuenta oficial de Twitter España públicamente que, por favor, lo revisase, porque pensé que se trataría de algún error ocasionado por algunos de los bots que utilizan para prevenir el spam y demás:

Desde la cuenta oficial de Twitter España (@TwitterEspana) no he recibido respuesta alguna 15 horas más tarde, y sinceramente, no la espero, teniendo en cuenta que soporte dan poco o nada y utilizan esa vía para hacer publicidad e intentar viralizar los temas y cuentas que le interesen en cada momento, poco más.

Desde donde si recibí una respuesta rápida fue vía correo electrónico tras el formulario que rellené desde la web. Aunque la respuésta fue genérica y tajante, dos términos que no casan entre si, y ahí es cuando la cosa empieza a apestar cosa mala.

Twitter - Primera explicación

«Por incumplir las reglas de Twitter, específicamente, nuestras políticas sobre los productos falsificados»

Lógicamente, tras leer eso, me quedé a cuadros delante de la pantalla. Cualquiera que siguiese la cuenta de Twitter sabrá que lo único que hacíamos desde esa cuenta era enlazar a los nuevos artículos que vamos publicando aquí cada día sobre tecnología, cine, series y videojuegos, sumándole las contestaciones que podíamos dar a usuarios que nos preguntaban o comentaban cualquier cosa al respecto.

Aun así, sigo creyendo que ese mensaje que acabo de recibir es fruto de algún tipo de proceso automatizado y les pido que me especifiquen que mensaje o mensajes incumplen esas reglas y políticas, además de preguntar por qué, si de verdad he incumplido alguna de ellas, no se me ha dado antes algún tipo de aviso, como sucede en otras redes sociales.

De hecho, es algo que hace la propia Twitter, donde he visto en más de una ocasión personas publicando mensajes quejándose o simplemente avisando de que les han dado un toque de atención o le han baneado temporalmente la cuenta, y les enlazan o mandan una captura de pantalla haciendo referencia al mensaje exacto en el que incumplen las reglas y por el cual se han tomado esas medidas.

Así que, dando por hecho de que todavía estoy inmerso en un proceso automatizado fruto de una confusión, les contesto a ese correo con la esperanza de que, ahora si, en el servicio de atención al cliente de una red social, tenga a una persona como interlocutura y no una máquina, a ser posible con un poco de empatía y sentido común:

Twitter - Segunda explicación

«Gracias»

Ese es el mensaje, sin más. No atienden a mi petición de especificarme cual o cuales mensajes incumplen las políticas de Twitter, se reafirman en que la cuenta no será restaurada y, para rematar, me dan las gracias.

Las gracias a una cuenta de Twitter con más de 15 años (desde 2007) donde lo más que se hacía era publicar noticias y artículos de opinión y seguimiento de eventos sobre tecnología, videojuegos, cine y series.

Las gracias de parte de una red social que, por todos es sabido, es un espacio donde campan a sus anchas extremistas, bots, propagadores de bulos y abusadores de todo tipo, que es lo que les genera tráfico, creación de cuentas y dinero. La decencia no da de comer.

Para ellos, somos números

Una prueba más de que para todas estas multinacionales no somos más que números, y que si un número mayor se queja de que un número menor le está incordiando, no se lo va a pensar y, con toda la frialdad del mundo, va a pulsar el botón de borrar y va a seguir a lo único que saben hacer: ofrecer las mejores herramientas posibles a los que más dinero les hacen ganar, por muy manchado que esté, mientras actúan sin ningún tipo de escrúpulo contra quienes pueden ser un incordio para ese fin.

Mención especial a su programa de cuentas verificadas, un bozal de seda para los usuarios con más seguidores y más relevancia. Una marquita en el perfil para hacer creer al que la lleva que está por encima del resto, algo que lógicamente no han inventado y está ahí desde los albores de internet, sea con las «@» del IRC o los diferentes status en los sistemas de foros, por poner algunos ejemplos.

Seguiremos a lo nuestro, con la humildad y naturalidad de siempre, hasta que nos cansemos, en este frío mundo de números, algoritmos y clickbaits que bailan al son del dinero.

Para todo aquel que quiera seguirnos en la nueva, es @dekaceta.

Actualización

Dos días después de crearla, y con tan solo 10 tweets publicados, que lo que hacían eran enlazar a los últimos 10 artículos de la web, nos han suspendido también la nueva cuenta.

Dekaceta suspendida

No vamos a crear otra. Ellos ganan. Los interesados en estar al día de los artículos que vamos publicando, además de visitarnos directamente, pueden unirse a los grupos de Telegram o WhatsApp, además de suscribirse vía RSS.

Comentarios: