Lo hemos dicho en más de una ocasión, la inmersión que produce jugar con unos buenos auriculares está por encima de casi cualquier configuración de altavoces, porque nos aleja de cualquier distracción, nos sumerge en la acción, al epicentro de ella, y el sonido nos aborda por completo, lo que convierte en la experiencia en mucho más satisfactoria.

Hace poco hablamos de los Stealth 300 de Turtle Beach y hoy, tras unas semanas de uso, vamos a hacer lo propio con uno de los modelos más recientes de la compañía, los Recon 200.

Potente sonido amplificado y potenciador de graves en sus altavoces de 40mm

Estamos ante uno de los auriculares más económicos de Turtle Beach, lo que no quita que ofrezca un potente sonido amplificado y un potenciador de graves a través de sus altavoces de 40mm, permitiéndonos disfrutar de nuestros juegos en casi cualquier plataforma, ya que son compatibles con Xbox One, PS4, Switch, PC y dispositivos móviles a través de su conexión de 3,5mm.

En Xbox One, plataforma donde lo hemos probado, la calidad de sonido va un poco más allá, ya que gracias a la tecnología Windows Sonic tendremos sonido envolvente en los Recon 200. También es compatible con Dolby Atmos.

En cuanto a los materiales, nos encontramos con una carcasa de plástico resistente que cubre la diadema reforzada de metal, junto con unas almohadillas de viscolástica recubiertas de piel sintética para los altavoces que impiden que pase el sonido externo y mejora la respuesta de los graves.

Comodidad y fijación

Pesan poco, aunque cuando nos lo colocamos en la cabeza se sienten bastante fijados, lo que hace que sean cómodos para usarlo durante largos ratos sin que nos moleste, aunque si es cierto que noto que aprietan un pelín más que los que uso habitualmente, los Stealth 700.

En este sentido tengo que decir que, pese a que no viene con tecnología ProSpecs (ese acolchado más suave en la zona donde reposan las patillas de las gafas para que no aprieten más de la cuenta), yo lo he estado utilizando con gafas sin ninguna molestia reseñable, aunque es cierto que es algo que ya deberían de incluir todos los modelos, ya que no estamos hablando de calidad de sonido, sino de comodidad, algo que deberían de disfrutar por igual tanto los usuarios de headsets premium como los de gama media (como es el caso) o incluso baja.

Como todo headset gaming que se precie, cuenta con un micrófono abatible que capta nuestra voz de una forma alta y clara para que nuestros compañeros de partida nos escuchen perfectamente. Además, nos escucharemos a nosotros mismos, por lo que no tendremos esa incómoda sensación de vacío a la vez que no alzaremos la voz inconscientemente por no saber si se nos va a escuchar o no.

Al abatirlo, el micrófono se silencia automáticamente, algo bastante cómodo cuando queremos atender a una llamada o a otra persona mientras estamos jugando, sin perdernos en buscar el botón de mute.

En el auricular izquierdo nos encontramos con unos controles bastante básicos. Dos ruedas de volumen, una para el general del juego y otra para el chat de voz, junto a un switch para cambiar entre el modo PS4 y Xbox One al lado de la entrada de carga vía USB. Es decir, en este modelo no podemos cambiar entre diferentes modos de sonido.

Su batería nos da, aproximadamente, para unas 12 horas de juego por cada carga, por lo que nos puede aguantar varias sesiones sin problemas. Sigo echando en falta algún tipo de indicador de lo que nos queda de batería, eso si.

Conclusiones

En los Recon 200 de Turtle Beach, como en la inmensa mayoría de los productos de la compañía californiana, cualquiera encontrará un producto de calidad, bien rematado en cuanto a calidad de materiales y con un sonido a la altura de las expectativas en un equipo de este precio.

Pero, por lo que cuestan, unos 59,99€, aunque ni mucho menos es una mala compra, por unos 20€ más tenemos los Stealth 300, que tienen unos altavoces algo más potentes (50mm), la tecnología ProSpecs para usuarios con gafas, diferentes modos de sonido a elegir y una batería que triplica a la de estos Recon 200.

Aun así, si el límite lo tenéis marcado en 60€, no os arrepentiréis de haceros con estos Recon 200. La inmersión en los juegos, incluso cuando jugamos en solitario, bien merece unos auriculares a la altura.