Hoy en día, en un mundo cada vez más digital, donde muchos de nuestros recuerdos están inmortalizados en fotos y vídeos realizados con el teléfono móvil, o con documentos importantes, ya sean laborales o académicos, solo los tenemos en el ordenador, pocos somos conscientes de que la tecnología también puede fallar, mandando todos esos archivos al limbo y nuestras manos a la cabeza.

Otras veces no es un fallo tecnológico el que provoca la pérdida, sino más bien nosotros mismos con un torpe borrado accidental que nos hace sentir peor todavía.

Mejor prevenir que curar

Desgraciadamente la previsión no es la tónica habitual en el usuario normal, por lo que solo recurren a realizar copias de seguridad de los datos de su teléfono, cámara fotográfica, tablet u ordenador cuando han sufrido alguna perdida irremplazable.

Prevenir desastres de este tipo hoy por hoy es relativamente fácil, ya que existen numerosos servicios de copias de seguridad, ya sea en local o, sobre todo, en la nube, con Google Drive, Dropbox, iCloud, Google Photos o Amazon Cloud Drive como principales abanderados, entre muchos otros.

La mayoría de estos servicios ofrecen una parte gratuita, que a la mayoría le basta y le sobra. Sus servicios premium normalmente lo que nos ofrecen es más espacio de almacenamiento o más calidad en cuanto a las fotos alojadas, como es el caso de Google Photos, que su versión gratuita no tiene límite alguno en cuanto a número de archivos almacenados pero si en la calidad en las que se guardan, por poner un ejemplo.

Comodidad y ahorro de espacio

La optimización de este tipo de servicios es tal que la mayoría se sincronizan automáticamente con nuestros equipos, por lo que todo funciona en segundo plano sin que tengamos que intervenir en ningún momento, por lo que nos da una tranquilidad absoluta en cuanto a que todo o casi todo estará a buen recaudo por si tenemos algún problema con el dispositivo de almacenamiento original.

Una segunda ventaja de utilizar este tipo de servicios de copia de seguridad en la nube es que, como tenemos acceso a esos archivos alojados en sus servidores en cualquier momento, nos sirve para borrar los originales del dispositivo para así ahorrar espacio, algo que es muy de agradecer sobre todo en los teléfonos móviles, donde entre aplicaciones, vídeos y fotos nos comemos los gigas que da gusto.

Pero si hay que curar… se cura

Como decíamos, muchos no optan por servicios de copia de seguridad porque creen que “eso” no les va a pasar a ellos nunca, hasta que, lógicamente, tarde o temprano, con mayor o menor gravedad, les pasa.

Aun con esas, no está todo perdido del todo, ya que existen aplicaciones de recuperación de archivos con la que podemos intentar salvar todo lo posible del desastre tecnológico de turno y que todo quede en un mal trago.

Una de las más destacadas es Recoverit, disponible tanto para Windows como para macOS, con el que podemos recuperar todo tipo de archivos de una forma rápida y segura, con un porcentaje de éxito del 96%, que se dice pronto.

Como recuperar fotos eliminadas con Recoverit

Para poner un ejemplo de su funcionamiento nos vamos a centrar en la recuperación de fotos eliminadas con Recoverit.

Para ello simplemente tenemos que descargar su software gratuito de recuperación de fotos desde nuestro ordenador, sea Windows o macOS y seguir los siguientes pasos:

Lanzar la aplicación y seleccionar “Deleted Files Recovery” o “External Devices Recovery”, según donde estén los archivos a recuperar, o en el mismo equipo donde estamos ejecutando la aplicación o en uno externo que le tenemos conectado.

Si está en uno de los discos duros de nuestro ordenador seleccionamos “Deleted Files Recovery” y en la pantalla siguiente marcamos la unidad donde estaban alojadas las fotos borradas y pulsamos el botón “Start“.

La aplicación de recuperación de fotos de Recoverit empezará a escanear la unidad para encontrar las fotos eliminadas.

Si tras el escaneo inicial la aplicación no encuentra los datos que buscábamos deberíamos de volver a trás y probar con la opción “All-Around Recovery“, que realizará una búsqueda mucho más profunda en nuestro disco duro, tomando lógicamente más tiempo.

Tras completarse el escaneo podremos comprobar todas las fotos recuperadas a modo de lista. Podemos hacer click en cada una de ellas, previsualizarlas y darle al botón “Save” para recuperarla.

Para los que prefieran ver en vivo como se realizan todos estos pasos pueden echarle un vistazo a este vídeo, que es bastante explicativo:

No importa qué, dónde o cómo

Con Recoverit podemos recuperar archivos de todo tipo:

  • Documentos: DOC/DOCX, XLS/XLSX, PPT/PPTX, PDF, CWK, HTML/HTM, INDD o EPS, entre otros.
  • Gráficos: JPG, TIFF/TIF, PNG, BMP, GIF, PSD, CRW, CR2, NEF, ORF, RAF, SR2, MRW, DCR , WMF, DNG, ERF o RAW, entre otros.
  • Vídeo: AVI, MOV, MP4, M4V, 3GP, 3G2, WMV, ASF, FLV, SWF, MPG o RM/RMVB.
  • Audio: AIF/AIFF, M4A, MP3, WAV, WMA, MID/MIDI, OGG o AAC, entre otros.
  • Email: PST, DBX o EML , entre otros.
  • Otros archivos: ZIP, RAR o SIT, entre otros.

Y los podemos recuperar de todo tipo de medios, incluyendo discos HDD o SSD, tarjetas microSD y demás tarjetas de memoria, RAID, SAN, DAS, dispositivos USB, iPod, reproductores musicales, cámaras y demás.

Tampoco importa mucho como hayamos perdido esos archivos, Recoverit podré recuperarlos aunque los hayamos borrado, de un disco duro formateado, de una partición perdida del disco duro, de discos externos, de ataques de virus o de fallos del sistema.

Lo mejor de todo es que Recoverit la podemos descargar de forma gratuita desde su web oficial.