Razer lleva muchos años creando periféricos para los gamers más exigentes, productos entre los que podemos encontrar ratones, ordenadores, gamepads, portátiles, altavoces e incluso ya se han animando con los smartphones.

Pero una de sus líneas de producto estrella son los teclados, con los que se empezó a diferenciar del resto hace años ofreciendo switches mecánicos de gran precisión y rapidez, buen tacto y teclas y funciones especialmente pensada para ser utilizados con juegos.

De hecho, con el paso de los años, han ido especializándose cada vez más, ya no solo pasando a fabricar sus propios interruptores mecánicos y creando el sistema de iluminación personalizada Chroma, entre otras cosas.

Ornata: El primer teclado meca-membrana de Razer

En septiembre del año pasado lanzaron el Razer Ornata, su primer teclado meca-membrana. Es decir, unos interruptores especiales que reunían lo mejor de los dos mundos, el de los teclados mecánicos y el de los de membrana.

Por un lado tenemos un tacto suave para los dedos, con menos recorrido al que estamos acostumbrados con los demás teclados de la compañía o cualquier otro mecánico, y por otro, un feedback de interruptor mecánico en cada tecleo.

La idea, por lo menos sobre el papel, es bastante interesante, ya no solo para los que buscan un teclado competente para jugar pero no se terminan de hacer a al formato mecánico tradicional, sino para los que disfrutan escribiendo durante horas y buscan una sensación diferente a la hora de interactuar con su ordenador.

La propuesta de Razer es un teclado completo, con keypad y gran variedad de teclas de función que podemos personalizar todas y cada una de ellas a través de la aplicación Synapse, disponible para Windows y Mac.

Diseño y acabado

Salta a la vista. Si de algo no se puede tachar a Razer es de no cuidar al máximo el diseño y el acabado de sus productos, y el Ornata no iba a ser una excepción.

Siguiendo la linea de los Blackwidow, desde que lo sacamos de la caja se siente como un producto robusto, de calidad, que junto a la personalización del sistema de iluminación hace que luzca genial en cualquier escritorio.

Eso si, el cuerpo del teclado es de plástico, frente al metálico del BlackWidow X Chroma, por ejemplo, lo que hace que se sienta un poco menos “premium” que este en ese sentido.

Razner Ornata opinion

Como todos los teclados de Razer, la conexión con el ordenador se realiza a través de cable exclusivamente, sin dar la opción de usarlo inalámbricamente a través de Bluetooth, por ejemplo.

Sensaciones

Más allá del aspecto visual, donde de verdad destaca o no un teclado es cuando nos sentamos frente a él y le empezamos a dar uso.

Dependiendo del teclado que vengamos las sensaciones serán unas u otras. En este caso, al ser el Ornata un teclado a medio camino entre los mecánicos y los de membrana, casi cualquier persona tendrá la sensación de estar ante algo diferente.

En mi caso voy cambiando continuamente de tipo de teclado. En los últimos meses los que he usado más han sido el Magic Keyboard de Apple y el Blackwidow Chroma X, por lo que me he movido entre dos aguas.

La primera sensación que tuve al usar el Razer Ornata por primera vez fue la de que esto era lo que estaba esperando desde hace tiempo.

Soy un amante de los teclados mecánicos, los llevo usando desde hace muchos años, y me encanta escribir con ellos. La sensación, el feedback que me da cada pulsación es algo que, teniendo en cuenta que me paso varias horas al día escribiendo, reconforta bastante.

Es más, incluso el sonido de los switches, que para muchos puede resultar incluso molesto, a mi me gusta. Me recuerda a cuando usaba de pequeño la máquina de escribir con la que aprendí a teclear.

Pero también es cierto que, dependiendo del teclado, puede cansarnos más de la cuenta el escribir con ellos, e incluso sufrir esos “errores” de escritura que nos lleva a pulsar entre dos teclas, algo que en switches con bastante recorrido resulta bastante molesto, aunque es algo que quizás sufra yo más de la cuenta por estar cambiando constantemente entre tipo de teclado.

Lo cierto es que, por esto y por otros motivos de vez en cuando siempre volvía a la comodidad del de membrana. Sensación de escritura más fría, pero más práctica.

Lo mejor de los dos sistemas

Es por eso que cuando Razer anunció el Ornata, incluso antes de probarlo, pensé que ese teclado estaba hecho para mi. Las primeras horas con él reafirmaron en este aspecto.

Y es que esta tecnología meca-membrana reúne lo mejor de los dos sistemas, ofreciéndonos un tacto suave y cómodo para los dedos por un lado, por lo que no tendremos esa sensación de cansancio al usarlo durante horas, y por otro esas sensaciones, rendimiento y feedback que nos da un switch mecánico en cada tecleo.

El recorrido de las teclas (a media altura) es menor, así como el sonido que produce cada “click”, por lo menos con respecto al BlackWidow X Chroma que tengo más presente, pero no se pierde esa sensación y rapidez que nos produce el teclear sobre un mecánico, aunque lógicamente esta es menos acentuada.

En la caja viene incluido un reposa muñecas ergonómico que yo, personalmente, solo use para probar que tal era. Es de bastante calidad, pero nunca me han gustado este tipo de añadidos para el teclado, me resulta más cómodo escribir sin ellos.

Personalizable en todos los sentidos

Como decíamos más arriba, es totalmente personalizable a través de la aplicación Synapse, ya no en términos estéticos en cuanto a la iluminación del sistema Chroma, sino que podemos cambiar la funcionalidad de todas y cada una de las teclas y crear macros personalizados, así como traer los que ya usásemos en otro teclado de Razer.

Teniendo en cuenta que tiene la capacidad anti-ghosting de permitir presionar simultáneamente hasta 10 teclas, las posibilidades en este sentido son ilimitadas a la hora de que el teclado se adapte a nuestros usos más que nosotros a lo que su limitación nos ate.

Los más jugones lo exprimirán al máximo

Los teclados mecánicos empezaron a vivir una segunda juventud gracias al gaming, y es que la rapidez y el feedback que da este tipo de switch es bastante superior al de membrana.

Es por ello que los más jugones, ya sea por hobby o porque estén metidos de lleno en el mundo de los eSports, usan teclados mecánicos.

Este Razer Ornata sigue siendo una muy buena opción para ellos, ya que, además de venir de serie con un modo exclusivo de juego, los switchs meca-membrana están diseñados especialmente para reducir el tiempo que se tarda en registrar cada pulsación, mientras que su media-altura nos permite movernos más cómodo entre ellas sin que perdamos ese feedback que nos da un click mecánico.

Si a esto le unimos las posibilidades de personalización que comentábamos más arriba, tendrán sobre sus dedos todo lo necesario para disfrutar y rendir en sus juegos favoritos.

Conclusiones

El Razer Ornata es el teclado en el que muchos de los que nos pasamos horas y horas escribiendo frente al ordenador habíamos pensado alguna vez.

El reunir en un mismo producto lo mejor de los switches mecánicos y de membrana no es solo un acierto, sino que está muy bien ejecutado, transmitiendo esa mezcla de sensaciones que produce el cruce de sistemas.

Como todo producto de Razer, el acabado del Ornata es excelente, aunque quizás algunos echen de menos el cuerpo metálico de algunos BlackWidow para darle ese extra de robustez al diseño, aunque realmente no influye en su uso en el día a día.

Solo una pega en este sentido, y es que Razer siga sin dar la posibilidad de usar sus teclados de forma inalámbrica, como si empezó a hacer con los ratones.

Bien es cierto que la conexión por cable reduce la latencia, algo clave en el mundo gaming, pero hay que tener presente que este tipo de teclados no es que lo usen personas que no están dentro de este mundo, sino que los jugones también usan su ordenador para otras cosas más allá del juego, y quizás quitarse un cable de por medio de vez en cuando y solo sacarlo cuando queremos ese extra de latencia sería la decisión más acertada.

Las posibilidades de personalización que tenemos gracias a Synapse hacen que convirtamos al Ornata y cualquier otro teclado de Razer en algo completamente nuestro, que funciona y luce tal y como nosotros queremos en cada momento.

El Razer Ornata es muy buen teclado, tanto para jugones como para aquellos que usan su ordenador de forma intensiva para escribir. Buenas sensaciones, buen rendimiento, buen diseño y un precio inferior a otros modelos de la compañía lo convierten en un producto bastante apetecible.

Nos podemos hacer con un Razer Ornata desde 62,99€.