La fundación Raspberry Pi ha sorprendido con el anuncio de la Raspberry Pi 4, una nueva versión de su pequeña y popular placa con la que podemos dar rienda suelta a proyectos caseros de todo tipo, como centros multimedia, ordenadores de casa básicos, máquinas centradas en la emulación o gestión de sistema de iluminación, entre otras cosas.

Se trata de una puesta al día que afecta prácticamente a todos los componentes de la plataforma, proporcionando por primera vez un rendimiento similar al de un PC para la mayoría de usuarios, pero manteniendo las capacidades de interconexión y hackeo clásicas de la línea.

Cuenta con un procesador ARM Cortex-A72 de cuatro núcleos y 64bits que corre a 1.5GHz, un procesador gráfico VidoCore VI con soporte OpenGL 3.X, decodificador de vídeo HEVC a 4K/60fps y opciones de 1GB, 2GB o 4GB de memoria SDRAM LPDDR4.

En cuanto a conectividad, tiene puerto Ethernet de un Gigabit, WiFi de doble banda 802.11ac, Bluetooth 5.0, dos puertos USB 3.0 y otros 2 USB 2.0, así como soporte para monitores duales con resoluciones de hasta 4K.

Tiene un precio que parte de los 38,95€ del modelo de 1GB de RAM hasta los 58,95€ del de 4GB, pasando por el de 2GB, que sale a 48,95€. Además, es compatible con todos los productos Raspberry Pi de versiones anteriores.

Más información en la web oficial de Raspberry Pi.