VPN

Fue cerca de 1990 cuando se crearon las primeras VPN que, por entonces, eran utilizadas por empresas o usuarios muy de nicho. A medida que pasaron los años y las computadoras se volvieron parte de la vida cotidiana de las personas, estas soluciones fueron cobrando más visibilidad. Finalmente, con la pandemia y la digitalización de toda nuestra vida, se volvieron moneda corriente. 

En su mayoría, según el Índice Web Global 2022, quienes más emplearon VPN en sus dispositivos fueron jóvenes de entre 16 y 24 años. A su vez, cuando se les consultó por el motivo, los usuarios indicaron que lo utilizaron para acceder a contenidos de redes sociales bloqueados y/o plataformas restringidas en su país; y para proteger su identidad y datos mientras navegan por la red. 

Razones por las que usar una VPN hay miles, y usuarios que las utilizan también. Realmente estas redes privadas garantizan seguridad, protegen los datos y evitan bloqueos regionales. Si quieres saber exactamente cómo funciona una VPN, a continuación te lo explicamos.

¿Qué es una VPN y cómo funciona?

VPN son siglas del término en inglés Virtual Private Network, o en español Red Privada Virtual. Es un software que te permite utilizar esa red privada sin necesidad de estar conectado físicamente a ella. Por ejemplo, con una VPN puedes conectarte a una red pública de un bar y, sin embargo, usarla con la misma seguridad con la que usarías la de tu hogar.  

Esto es así porque la VPN cifra toda la información que intercambias para que solo pueda ser leída por el destinatario final. Aunque alguien logre interceptar el camino de esa información, no podría interpretarla justamente por ese cifrado. Y de este mismo modo, mantiene la IP anónima por lo que tampoco los intermediarios como el proveedor de internet o incluso otros usuarios que se conecten a la misma red, pueden acceder a información como historial de búsqueda. 

Cuando la IP es anónima y privada, puedes acceder a contenidos bloqueados para ciertas zonas. Por ejemplo, aquellos que ofrecen contenido vía streaming. No todas las plataformas muestran la misma variedad de contenidos para todos los países, pero con una VPN capaz de conectarse con servidores internacionales, puedes acceder al contenido que desees sin límites gracias al cambio de la dirección IP. El servidor puede mostrar que el usuario está accediendo desde un punto geográfico diferente del cual realmente lo está haciendo. 

¿Cómo elegir un servidor VPN adecuado?

Existen infinidad de proveedores de VPN. Sin embargo, no todos los productos que puedes encontrar son adecuados para tus dispositivos, seguros y confiables. Existen empresas que, por ejemplo, ofrecen una red virtual gratuita a los usuarios pero, al mismo tiempo, venden los datos que estos brindan al momento de registrarse en su plataforma. O incluso empresas que no logran invertir todo lo suficiente en garantizar la seguridad de todos los datos y muchas veces se vuelven vulnerables. 

Por estos motivos, lo mejor es siempre chequear y buscar información sobre la empresa en la que estés interesado, además de revisar qué tan segura es y verificar cuáles son los beneficios que ofrece. 

¿Sabías que Surfshark, el proveedor de VPN más elegido del mundo, cuenta con más de 3200 servidores VPN en 95 países? Estos ofrecen beneficios realmente diferenciales:

  • Alta velocidad de conexión ya que cada servidor cuenta con 1 Gigabit por segundo (Gbps), y se suman a diario puertos de 10 Gbps.
  • Servidores al 100 % de RAM que se actualizan y limpian regularmente sin almacenar ningún tipo de dato.
  • Compatibilidad de protocolos con redes seguras y de confianza.
  • Con una aplicación VPN, todos los datos en línea están cifrados por lo que permanecen protegidos de robos y hackeos porque resulta mucho más difícil rastrearlos.

Incorporar una VPN conectada a servidores internacionales a tu computadora, smartphone, consola de videojuegos o incluso tu televisor inteligente es tu próxima gran decisión. 

Comentarios: