Un poco de historia

La primera incursión de Konami con los juegos de fútbol fue en 1994, con International Superstar Soccer (conocido como Jikkyou World Soccer: Perfect Eleven en Japón), en exclusiva para Super Nintendo. Tras su éxito, al año siguiente se publicó una segunda entrega, con la coletilla “Deluxe”, llegando a Mega Drive y a PSX, además de a la consola de Nintendo.

Se lanzaron hasta 6 entregas más de la saga, sin contar las lanzadas para Game Boy, terminando en 2003 con el International Superstar Soccer 3 publicado para PS2, Xbox, GameCube y PC.

En una decisión un tanto extraña, pero que la historia posteriormente dio por buena, Konami decidió en 1996 lanzar paralelamente otro juego de fútbol, este desarrollado por el estudio KCET, subsidiaria de la compañía en Tokyo, bajo el nombre de World Soccer Winning Eleven (snif!), aunque en Europa fue conocido como Goal Storm, siendo exclusivo de PSX.

ESRB_MXSP_PES2011_interview_1280x720

Tras el buen recibimiento con el que también fue acogida esta nueva franquicia, la compañía japonesa siguió lanzando una nueva entrega cada año, recibiendo en Europa a partir de entonces y hasta 2001, ISS Pro (y las dos últimas entrgas ISS Pro Evolution (1 y 2).

A partir de 2001 Konami decide renombrar la franquicia para Europa como Pro Evolution Soccer (también conocida como PES), nomenclatura que perdura hasta nuestros días, aunque en Japón sigue llamándose World Soccer: Winning Eleven. En 2004 (PES 4) se lanza por primera vez para consolas Xbox y un año antes se estrena con la tercera entrega en PC.

Contando PES 2015, se han lanzado 14 entregas de la franquicia Pro Evolution Soccer, dejándose ver en múltiples plataformas (PSX, PS2, Game Cube, Xbox, PC, Xbox 360, Wii, PS4, Xbox One, PSP, 3DS e incluso en dispositivos móviles. Si contamos desde el primer World Soccer: Winning Eleven han sido 19.

PES2015_MUNU_Player_03_1404378156

Los altibajos de la franquicia

Konami empezó fuerte, muy fuerte en esto de los juegos de fútbol. Ya no solo por ir lanzando durante años dos lineas diferentes, sino por la calidad de ambas, cada una a su estilo. La linea PES, que es la que nos interesa en este momento, vivió su época dorada  tanto en sus inicios en PSX como posteriormente en Playstation 2, donde alcanzó su cenit, tanto en calidad como popularidad.

Los problemas empiezan con su paso a la siguiente generación, tanto en Xbox 360, donde se estrena un año antes, como posteriormente en PS3. De primeras, no se observa ningún salto generacional, básicamente vemos el mismo juego con algunas mejoras en las texturas y poco más, todo bajo el mismo motor gráfico del que habían tirado durante la anterior generación.

Pero a lo largo de todos estos años habían sido tan buenos, había creado tanta adicción y creado una comunidad de usuarios tan grande a su alrededor que les concedimos el beneficio de la duda. Expresiones como “bueno, es la primera entrega de la generación, seguro que el año siguiente si se nota de verdad un salto” estaban a la orden del día por aquel entonces. Desgraciadamente se fueron repitiendo a lo largo de los años con cada nueva entrega, perdiendo fieles por el camino en favor de la otra gran saga futbolística, FIFA, de EA Sports.

Desgraciadamente llegó un punto en el que no es que solo no avanzara o lo hiciera lentamente, es que en muchos aspectos iba hacia atrás, generando en las últimas entregas una desconfianza total por parte de los usuarios, tanto los que permanecían fieles a la saga como los que ya miraban desde la acera de enfrente, ya fuese por curiosidad o con la esperanza de volver a cruzar a la acera algún día.

PES2015_KONAMIStadium_overlook_1404378154

No fue solo su aspecto gráfico y animaciones desfasadas, la franquicia tenía muchos más problemas, como el tema de las licencias, el multijugador online o el ir más allá con los detalles que a estas alturas se le debe exigir a cualquier juego que se precie, sobre todo viniendo de una franquicia y de una compañía con tanta historia.

El año pasado Konami intenta dar un volantazo, tan tardío como necesario, con el cambio de motor gráfico como máximo exponente. La compañía decidó usar el Fox Engine que Kojima Productions estaba desarrollando para sus Metal Gear Solid y adaptarlo a su franquicia futbolística, pero no funcionó. De hecho, aunque el juego en ciertos aspectos lucía mejor, cojeó en lo que siempre había destacado, la jugabilidad. No había por donde cogerlo, se había quedado por el camino la principal seña de identidad de la franquicia, la sensación de control total sobre le jugador, entre otras cosas.

Pero volvimos al mismo punto que el inicio de la generación anterior, aunque ya con más recelo. “Vamos a darle una oportunidad que es la primera entrega con el motor nuevo, no habrán tenido el suficiente tiempo para pulirlo bien” se podría haber leído por muchos sitios, incluida esta casa.

Pro Evolution Soccer 2015

Con todo esto nos plantamos a finales de 2014 con PES 2015, primera entrega de la franquicia en lanzarse en la nueva generación de consolas. El juego se lanzó el 13 de noviembre para PS4, Xbox One, PC, PS3 y Xbox 360, prácticamente un mes y medio más tarde de lo habitual y que de su principal competidor, FIFA 15, porque querían apurar al máximo para lanzar un juego que por fin pudiese estar, medianamente, a la altura de las expectativas.

Antes de entrar a valorar esto, vamos a hacer un repaso rápido a las formas que tenemos de jugar en esta nueva entrega.

PES2015_OldTrafford_02_1404378159

Modos de juego

  • Partido amistoso: No tiene historia, ya sea contra la CPU, solo a acompañado, o contra otros usuarios, elegimos un equipo, elegimos las opciones del partido y a jugar.
  • Partida rápida online: Para jugar partidos contra otros usuarios online de forma aleatorio, sin que se guarden los resultados.
  • Divisiones online: Jugamos una serie de temporadas de 10 partidos. Según hayamos quecado al final de cada una de ellas, ascenderemos, descenderemos o nos quedaremos en la que estamos.
  • Vestíbulos de partidos amistosos online: Son salas organizadas por regiones en las que los usuarios pueden citarse para jugar partidos entre ellos. Los resultados de estos partidos no se guardan.
  • Vestíbulo de juego en equipo online: Similar al modo anterior, solo que aquí la intención no es la de jugar solo, sino en partidos de 11 contra 11 usuarios.
  • Campeonato en línea: Nos da la posibilidad de participar en diferentes tipos de campeonatos online.
  • Campeonato: Aquí tenemos la posibilidad de jugar una serie de competiciones oficiales con su reglamento y su ambientación particular. Estas son: Champions League, Europa League, Copa Libertadores, Copa Sudamericana, AFC Champions League, Ligas y copas de los diferentes países.
  • myClub: Nos extenderemos un poco más luego, pero básicamente es la herencia de la Liga Master Online del año pasado, que nos da la posibilidad de crear nuestro propio equipo con algunos puntos que recordarán inevitablemente al Ultimate Team, pudiendo jugar partidos tanto contra la CPU como contra otros susuarios online, no solo amistosos, también en el modo Divisiones.
  • Liga Master: No necesita carta de presentación. El modo de juego por excelencia de la saga. Elegimos un equipo, decidimos si usar su plantilla real o la de los jugadores PES por defecto y nos lanzamos a jugar una temporada tras otra mejorando nuestro equipo a base de fichajes y de hacer que nuestros jugadores vayan evolucionando en sus estadísticas gracias a los entrenamientos y a su rendimiento en los partidos.
  • Ser una Leyenda: Aquí manejamos a un solo jugador, a nosotros mismos o al personaje que hayamos querido crear, y lo tendremos que ir haciendo evolucionar para que pase de una promesa a toda una estrella mundial, o se quede por el camino.
  • Entrenamiento: Donde podemos practicar cualquier aspecto del juego, con diversas opciones de configuración para adaptarlo a nuestras necesidades.

PES2015_MUNU_Player_05_1404378157

myClub

Como decíamos más arriba, myClub es la renovación de lo que hasta ahora conocíamos como Liga Master Online. La idea es elegir un club de base, cambiarle el nombre o usar el que trae por defecto y construir en torno a él el mejor equipo que podamos, para enfrentarnos tanto a otros usuarios a través del servicio online como contra la CPU, ya sea en amistosos como en el modo divisiones.

La principal diferencia con respecto a la Liga Master para un jugador, además de lo obvio, poder jugar contra otros usuarios y que no se trata de una liga y sus competiciones extra, es que los jugadores no los fichamos con el dinero que tenga el club en sus arcas, sino con GP o monedas myClub, dinero virtual que conseguiremos en el primero de los casos ganando partidos y realizando otra serie de acciones, no solo en el modo myClub, pero siempre relacionadas con el juego, mientras que en el segundo de los casos lo tendremos que comprar con dinero real.

Y tampoco podemos fichar al jugador que queramos. El sistema propuesto aquí es que nosotros contratamos a un agente (los hay que cobran más o que cobran menos, según su habilidad para conseguir buenos jugadores) y nosotros, cuando queramos a un jugador, solo tenemos que ir a él, indicarle que posición queremos cubrir y él nos buscará uno. Bueno, es un decir, ya que lo que vemos justo después es una especie de ruleta de balones que tenemos que parar pulsando un botón y que aleatoriamente nos asignará un jugador.

Eso si, antes de ponernos a fichar jugadores es muy importante la elección del entrenador, ya que de ello dependerá la forma en la que jugará nuestro equipo, tanto por la táctica como por el estilo de juego.

pro-evolution-soccer-2015-53ec9d4bc2793

Para que nuestro equipo vaya bien no solo vale con tener un buen entrenador y buenos jugadores, eso es una parte importante, claro, pero también lo es el concepto de “espíritu de equipo”, un indicador que nos muestra si las relaciones entre los jugadores y el entrenador son buenas o no.

¿De que depende el espíritu de equipo? Los entrenadores tienen un nivel de organización determinado, mientras que los jugadores se clasifican por el coste. Si el coste de los jugadores es mayor que el nivel de organización del entrenador, el espíritu de equipo se resiente considerablemente. Escrito quizás es un poco confuso pero visto en pantalla sobre la marcha mientras jugamos no tiene mucha historia. Es una forma de hacer que el jugador busque algo más que los mejores jugadores para cada puesto y listo, sino que tenga algo a lo que darle alguna que otra vuelta para que todo encaje, intentando crear un paralelismo con lo que puede sentir un entrenador a la hora de confeccionar sus plantillas y alineaciones.

Los jugadores se cansan y tienen un contrato que les permite jugar un número de partidos determinado, por lo que tendremos que o bien tirar de GP para recuperarlos y o renovarlos, o dosificar un poco mejor nuestra plantilla. O ambas cosas. También tenemos la posibilidad de obtener la cesión de algunos jugadores, estos si que solo por el número de partidos que indique su contrato, no los podemos renovar.

Podemos jugar partidos  contra equipos creados por jugadores pero controlados por la CPU en series de 6, 3 en casa y 3 fuera, y según nos vaya irá subiendo cada vez más el nivel, y por tanto también las recompensas en forma de GP. Lógicamente también estarán las divisiones online contra otros usuarios, en la que partimos desde la más baja, la 12, jugando temporadas de una duración de 10 partidos cada una de ellas, y depende de la que nos encontremos tendremos que sumar una serie de puntos para subir o evitar el descenso.

En las divisiones también podemos optar por simular los partidos, donde solo tomaremos las decisiones técnicas, dejando la ejecución a la CPU.

También se celebrarán puntualmente algunos campeonatos eliminatorios entre usuarios, aunque por ahora se desconocen tanto su duración, como su funcionamiento y periodicidad.

PES2015_KONAMIStadium_shot_1_1404378154

Gráficos

Como decíamos antes, Konami decidió por fin con la entrega del año pasado cambiar el motor gráfico y pasarse a usar el Fox Engine de Kojima Productions, un motor creado con la mente puesta en el Metal Gear Solid V pero que han adaptado para dar vida también a su franquicia futbolística.

El año pasado estaba todo cogido con pinzas, y teníamos la esperanza de que en esta entrega todo tuviese mucha mejor pinta. ¿La tiene? No. El juego no es que se ve mal del todo, de hecho lo que es el modelado de los futbolistas está bastante bien, y algunas caras están muy conseguidas, aunque ya aquí hay un gran contraste con otras en las que el parecido es más que discutible, y sobre todo porque hay todavía muchos jugadores por caracterizar. Los de los principales equipos están, si, pero ya no es suficiente.

La calidad del diseño del césped deja mucho, pero mucho que desear, no es digno de 2014, como tampoco lo es el público, con una resolución tan baja que nos da para contar el número de polígonos que dan forma a cada muñecote.

Las animaciones, aunque ya no son tan robóticas como antes, tienen todavía un largo camino por recorrer par asentirse más naturales, sobre todo en lo que se refiere a la variedad ellas, tanto las que provocamos directamente nosotros con nuestros controles como las indirectas.

La física del balón, eso si, sigue rayando a gran altura.

pro-evolution-soccer-2015-53f5fbbb3909a

 Jugabilidad

Aquí vienen las grandes noticias de PES 2015, porque en cierta medida se ha recuperado parte de lo que un día hizo grande a esta franquicia, la sensación de control total sobre el jugador y sobre las acciones que este realiza, algo que incomprensiblemente se había perdido en entregas anteriores, donde respondían tarde y mal en más ocasiones de la que nuestra paciencia podían permitir.

Ahora da gusto moverse con por el campo con el balón en los pies, intentar irnos de los defensas, realizar pases ya sean en corto, en largo o en profundidad, así como hacer paredes. Simplemente, todo fluye de una forma más natural, recordando los buenos tiempos. El problema es que no necesarias, urgentemente, más animaciones de todo tipo. Desde formas de correr hasta formas de entrar en contacto con el balón a la hora de pasar, rematar o regatear.

Lo que hay ahora está bien implementado, no como el año pasado, pero es insuficiente para que la experiencia con el juego sea plenamente satisfactoria en este aspecto, porque cuando llevas ya un buen puñado de partidos en las botas da la sensación de estar jugando a una versión incompleta del juego, no por funcionar mal, sino por sentir la ausencia de muchas cosas.

La Inteligencia artificial tiene sus momentos. En general cumple, y de hecho hay situaciones en las que sientes que está haciendo lo que tiene que hacer, como cuando están ganando el partido y no queda mucho para el final, que se ponen a tocar sin mucha prisa por la zona de atrás.

El problema es que esto último lo hacen muchas veces también cuando van perdiendo, lo que no tiene ninguna lógica y hace el partido en disputa pierda cualquier atisbo de emoción final a la espera de un arreón final a la desesperada que nunca llega.

PES2015_MUNU_Player_04_1404378156

Las licencias

El drama de todos los años, y a lo que nunca nos deberíamos de acostumbrar. Da igual el motivo de su ausencia, eso al usuario final no le importa, es problema de la desarrolladora y la distribuidora.

No puede ser que un juego de fútbol o cualquier otro deporte que tiene una compañía detrás del tamaño de Konami, que no estamos hablando de un estudio indie, ni nada de eso, saquen un juego ya no que tenga casi todas las ligas del mundo y demás, sino en el que 2 de las mejoras ligas del mundo no están completamente licenciadas, como son la inglesa y la alemana. Si, con el editor se puede medio apañar el asunto en el caso de la liga inglesa (en el de la alemana también, pero es mucho más trabajoso), pero es algo que, repito, no puede pasar en pleno 2014.

Al tema de las licencias de los equipos estamos acostumbrados, pero el tema de los estadios este año es sangrante. No hay cabeza en la que quepa que PES 2013, lanzado hace dos años, tuviese, entre otros, los 20 estadios de la Liga BBVA y este 2015 no tenga ninguno de ellos. Que tengamos solo 11 estadios a elegir, 4 de ellos de ellos ficticios. Inconcebible.

Era algo que con las primeras entregas del juego no importaba tanto, pero 20 años después es algo que debería de estar superado, sin necesidad de que cada año tenga que ser noticia que equipos o que estadios estarán licenciados esta vez.

Lógicamente esto no afecta a las partidas en si, pero afecta a la sensación de estar jugando a un producto incompleto.

Por nombrar algo positivo en este aspecto, agradecer las licencias de la UEFA Champions League, la UEFA Europa League, La Copa Libertadores o la Copa Sudamericana, así como su integración con el La Liga Master, por ejemplo, en el caso de que sea posible, lo que le da, aquí si, un plus de realismo al juego y de inmersión en la experiencia de la competición.

pro-evolution-soccer-2015-53f5fbc1dbb01

Los detalles

Otro de los grandes puntos negros de este PES 2015 es la falta de detalles. Carece alarmantemente de unos valores de producción acorde a una franquicia histórica y una compañía de la talla de Konami. Algunos parecen que son claramente por falta de tiempo o eso creemos, como es el caso de la escasez de animaciones ya no solo en cuanto al juego en si, que las comentábamos más arriba, sino a las que se producen cuando el balón sale de banda, cuando se realiza un cambio, el jugador falla una ocasión clara, el portero hace un paradón, se sufre una entrada grave o las que vemos al terminar los partidos o irnos al descanso de los mismos.

En la inmensa mayoría de los casos anteriores o bien no existen animaciones o bien existen un par de ellas que se repiten constantemente, una y otra vez, llegando a cansar a partir del décimo partido.

Luego hay cosas que chirrían un poco más, porque ves que más que por falta de tiempo es por falta de pensarlo dos veces. Tanto al descanso como al final del partido tenemos la opción de ver las mejores jugadas, resumidas por la CPU a su gusto. Esto no debería de ser una opción, directamente debería de pasarse a que nos mostraran las mejores jugadas, con su música de fondo, y ya intervenir nosotros si no las queremos saltar o queremos ir a la pantalla de estadísticas.

El público no da la sensación de estar ahí. Y mira que hemos tenido entregas donde se han metido muchos cánticos de diferentes aficiones en particular u otras genéricas en general, pero la sensación que queda es que no acompañan a lo que se está produciendo en el campo, ya sea como local o como visitante. Se echan en falta reacciones, cánticos y, como apuntábamos antes, una mejora gráfica y de animaciones que lo acerque al terreno de lo decente.

De los pocos detalles que suman está  el hecho de poder editar algunas cositas de nuestro estadio como local, como el texto de hasta 4 pancartas o la altura y el estado del césped.

pro-evolution-soccer-2015-545384a0657e6

También las celebraciones, que transmiten totalmente tanto la emoción de haber marcado un gol como la buena realización que habría hecho una retransmisión televisiva decente, con la mayoría de jugadores importantes con sus propias celebraciones personalizadas.

Los menús también han sido mejorados, siendo más vistosos y accesibles, a la par que personalizables en su pantalla principal.

Los comentarios también son un punto a favor en estos últimos años ya que, aunque sería necesario añadir más horas de grabación para no caer en la tan temida repetición de expresiones y realizar algunos ajustes en los que algunos comentarios no cuadran mucho con lo que realmente ha pasado en el campo, en general el tandem formado por Carlos Martinez y Julio Maldonado es bastante sólido. El primero le imprime bastante emoción y realismo a los partidos, y el segundo con sus puntualizaciones técnicas en ocasiones aderezadas con un puntito cómico, intencionado o no.

Un punto también a mejorar es el sistema de fichajes en la Liga Master. Está simplificado al máximo, prácticamente no existe negociación, ya que conforme vamos seleccionando la cantidad tanto para el equipo como para el jugador vemos como va cambiando su reacción ante esa cifra, con lo que nos hacemos una idea de lo que terminará pasando si finalmente le ofrecemos eso que refleja en ese momento el marcador. Tampoco ayuda el hecho de que en en calendario no se avance día a día, sino que vayamos de partido a partido o evento que haya por medio, por lo que hay poco margen para ir planificando la plantilla en los periodos de fichajes.

pro-evolution-soccer-2015-53f5fbb3d250c

Conclusiones

La franquicia Pro Evolution Soccer se vuelve a encontrar a si misma en esta entrega para la temporada 2014/2015. Da gusto volver a sentir, en cierta medida, ese feeling otra vez. Pero desgraciadamente, a estas alturas de la película, eso no es suficiente.

El título adolece, ya sea por falta de tiempo o de recursos (o de ambas cosas), de una falta de contenido por un lado (licencias, estadios) como de una infinidad de detalles por otro que hacen que, a fin de cuentas, incluso un diamante en bruto como es este PES 2015, parezca un juego inacabado, a medias, entendiéndose perfectamente que quisieran apurar su lanzamiento al máximo, incluso dándole a la competencia una ventaja que no se podían permitir, pero comprendiendo también que al juego le falta algo más que otro mes y medio de desarrollo para salir a la calle como un producto redondo en cuanto a contenido y características.

PES 2015 es el reencuentro con esos aficionados que seguían esperando pacientemente, año tras año, su regreso. Pero en un mercado tan exigente como se ha vuelto el de los videojuegos, el dormirse en los laureles se paga caro, y no vale solo con despertarse y desperezarse, es necesario ver como, después del siempre reparador lavado de cara, se vuelve a poner el mono de trabajo y no solo se pone a hacer lo que hacía antes, porque ya no es suficiente. Queremos un juego que luzca bien y se juegue mejor, pero también deberíamos de exigir un título complementado con detalles que enriquezcan la experiencia y nos transmitan la sensación de un producto bien rematado, aunque pueda seguir cojeando de algún que otro aspecto.

pro-evolution-soccer-2015-54611c4b62d5b

A día de hoy PES 2015 es un juego recomendado solo para los más fans de la saga, los que son capaces de perdonar sus numerosas carencias en la mayoría de los aspectos por volver a sentir ese feeling al que nos referíamos antes. Pero para poder ser recomendable como experiencia total para cualquier aficionado a los juegos de fútbol, como única elección en la que gastarse 60€ para pasar un año entero de juego, se queda corto.

En definitiva, que un año más, nos volvemos a encontrar en el mismo punto en el que nos hemos encontrado tras probar las últimas entregas de la franquicia, con la diferencia de que ahora si se vislumbra una buena base sobre la que construir un gran juego de fútbol que vuelva a ser referencia. El punto en el que esperamos a que el año que viene, partiendo del buen trabajo visto aquí y con más tiempo que dedicarle, veamos a un PES que de verdad nos vuelva a enamorar. Porque este PES 2015 nos ha hecho “tilín”, pero no nos ha dado ese pellizco en el corazón que tanto esperamos.

Una cosa hay que reconocerle a la franquicia PES, y es que es de las pocas que, con tantos desencuentros en su historial, sigue haciéndonos girar la cabeza a poco que escuchamos su voz u olemos su fragancia, independientemente de si seguimos solos desde su ausencia o tenemos nueva pareja.

Y es responsabilidad de Konami tanto el hacernos sentir eso como el recuperar a la franquicia de una vez por todas. Visto lo visto hay motivos para la esperanza, pero también mucho trabajo por delante.