A partir de próximo 1 de diciembre, Orange reducirá la velocidad de sus conexiones móviles que superen el límite contratado a 32 kbps, cuando hasta ahora lo hacía a 64 kbps.

Lo hará en todas sus modalidades de contrato: Ardilla 7, Delfín 12, Delfín 16, Delfín 25, Ballena 23 y Ballena 35, tanto para nuevos clientes como para los ya existentes. La excepción la marcarán Amena, que seguirá con 64 kbps y los bonos especiales que se contratan para conectarse desde un tablet u ordenador, donde sigue a 128 kbps.

Movistar fue la primera, el pasado mes de julio, en reducir la velocidad de conexión una vez superado el límite contratado, y fue más salvaje. Pasó de 64kbps a 16kbps. Vodafone por ahora sigue con los 64kbps, pero visto lo visto, veremos por cuanto tiempo.

El motivo es claro, “obligar” a los usuarios a contratar planes de datos de más capacidad, y por tanto, más caros.