Hoy se cumplen 10 años de  uno de esos momentos que marcan un antes y un después en la historia, en este caso en el mundo de la tecnología y la forma en la que interactuamos con ella.

El 9 de enero de 2007 Steve Jobs se subió al escenario del Moscone Center de San Francisco para dar el pistoletazo de salida a la Macworld 2007 con una keynote que cambiaría para siempre el mundo de la telefonía.

El por entonces CEO de Apple presentó en sociedad el iPhone, tras años de rumores e idas de pinza de todo tipo. Su primer teléfono iba mucho más allá de lo que en ese momento había en el mercado de la telefonía.

“An iPod, a Phone, and an Internet Communicator device”

Este smartphone se basaba en tres pilares fundamentales, que fue con los que los dio a conocer el difunto mandamás de la compañía manzanera: un iPod con de gran pantalla táctil, un teléfono y un dispositivo conectado a internet permanentemente.

Lo que marcó la diferencia fue, más allá de aunar estas tres características en un único terminal, lo bien que funcionaba la pantalla táctil y lo sencillo y rápido que era interactuar con el sistema operativo.

Sus principales características eran su pantalla táctil de 3,5 pulgadas con una resolución de 480 x 320 píxeles (163 ppp), cámara de 2 megapíxeles, procesador ARM11 a 412MHz, batería no intercambiable, capacidad de almacenamiento de 4GB u 8GB, conexión de datos vía GPRS/EDGE (no 3G), WiFi, Bluetooth 2.0 y sin permitir aplicaciones de terceros.

El teléfono se pondría a la venta en junio, solo en Estados Unidos, a un precio de 599$ en su modelo más barato, y atado a la operadora AT&T. Poco después se pudo hackear vía jailbreak lo que permitió poder usarlo con cualquier operador, lo que empujó a mucha gente a importarlo, ya que no fue hasta el año siguiente con el lanzamiento del iPhone 3G cuando de verdad Apple se lanzó al mundo con su teléfono.

Lo cambió todo

Como decíamos, cambió el mundo no solo de la telefonía en particular, sino en el de la tecnología en general, tanto por la forma en la que interactuamos con ella, como por la facilidad con la que lo hacemos, por poder comunicarnos con cualquier persona del mundo cómodamente y consumir contenido multimedia de todo tipo, de forma que ha cambiado nuestros hábitos hasta un punto que muchos ya no podríamos vivir sin un smartphone en nuestro día a día.

Para este año se espera que el nuevo iPhone que nos presenten en torno al mes de septiembre vaya un paso más allá de lo que hemos visto en los últimos años.

Pensad en el móvil que teníais justo hace 10 años y en el que tenéis ahora, lo que hacíais con aquel y lo que hacéis con ese del que posiblemente estéis leyendo esto. Sea o no un iPhone lo que tenéis entre manos, posiblemente sin él no hubiese sido posible por la forma en la que cambió e impulsó a la industria de la telefonía, o habríamos tardado más en llegar a donde estamos hoy en día.

Aquí la presentación de aquel día: